Este espacio es una recolección de lecturas. No tiene perspectiva de crítica sino es un pasatiempo personal.































18 de agosto de 2009

Ernesto Lumbreras -México(poeta, crítico y editor)

 

Conocí al poeta en una de las colaboraciones que di al V Simposio Internacional Libertad y Poesía en homenaje a Sergio Pitol que se celebró en el 2003 en Costa Rica  organizada por Baco-Teatro-Danza y su director Álvaro Mata. Tuve el placer de recibirlo como anfitriona en los bosques de Monteverde por el(Bosque Eterno de los Niños) junto con el poeta argentino Jorge Boccanera.

Desde allí, conocí otra forma de poesía; mística, sonora y muy auténtica. Lo encontré de vuelta en la Revista Luna Zeta, en la edición de gala del décimo aniversario. Lo comparto con ustedes.

 

LO QUE DIJERON LAS ESTRELLAS EN EL OJO DEL SAPO

61

Ofrecer ese soplo, sacarlo de un ahí donde ya estaba en forma de deseo o potencia, y disponerlo como una flama sobre la vela, o una sombra sobre la luz.

62

En el temor de mi Dios, descubro, altas espigas picoteadas al vuelo por un zorzal. Sintiendo en mi espalda sus ojos de diamante, desde mi nacimiento, no ceso de atravesar la primera noche del diluvio acompañado de un perro color ceniza.

63

¿Oyes la noche dentro del ojo?¿Oyes al relámpago tocar la puerta de una casa de sombras?

64

(Loros cresta amarilla)

Lengua de un dios menor son estos pájaros. Abren su caballería a todas las voces. El turbio lagrimal de la celosía los desquicia. Guardan en su memoria un ábaco o un terrón de azufre. Los ángeles sin posesión dan lucidez al huracán que ocultan.

65

(Oído en las colinas de Treinta y Tres)

...`ta, y que me encuentro con el fulgor, ahí, mirá, al ladito de los abedules. Y claro, si tiene alas tiene resurrección y casa y mucha guita como para decir basta, volvamos al galpón de los que nunca regresaron por la senda de la penumbra.

66

(Foie gras)

Turba de ir y venir con un hisopo. Me pesa contradecirme en los rápidos del río. Desde luego, el trombón de estas aves moja mis pensamientos. Lo que incendié en la sombra vuelve a nacer, ahora mismo, en la respiración tribal de esas comadronas persiguiendo la voluntad de Dios.

 

Poeta leyendo en el encuentro "El pacífico Escribe"

3 comentarios:

Asterión dijo...

Nos dejás picados, y de eso se trata. En una vuelta o revuelta me pasás algo más de este autor.

Saludos.

Luissiana Naranjo dijo...

Tengo dos libros de él que pueden interesarte. Gracias por pasar

Frank dijo...

De paso por su blog, está muy bueno todo. Felicidades!